Puntuación: 8.9/10

santelmo portada

Los madrileños SANTELMO, banda fundada en 2009, tras cinco años de exitosa carrera in crescendo, este año han publicado finalmente su último trabajo, editado en febrero. El cuarteto formado por Nacho Ruiz, vocalista; Jero Ramiro, guitarras; José Paz a los teclados; y Luisma Hernández al bajo, que cuenta con Jaime Olivares completando la formación a la batería, han editado con CD Music su último trabajo: `Mamífero´, un álbum de gran calidad y de puro Power Metal, con sabor español, pero — a mi juicio — de los más destacables del país en estos momentos.

Las once pistas del álbum confieren un conjunto de fuerza y Power nada desapercibido para el oyente. Inicia el álbum con un coral renacentista, "El Retorno de Judas", que en la superposición de voces, da paso a la entrada de baterñía con esa espectacular y sorprendente bajada de acordes de guitarra, que nos mete de lleno en un tema de gran potencia y poder. La intro instrumental está llena de fuerza, y confiere majestuosidad a la entrada de la voz, que va desgranando cada verso con juegos de voces, alternadas con la voz principal. Voces rotas, rockeras, guitarras con momentos de auténtica locura virtuosística, juegan con los juegos de voces en un tema de una gran potencia. El estribillo es decidido, firme, y los puentes mantienen esa fuerza apisonadora hasta el final del tema. Los solos de guitarra dan mayor envergadura a este grandioso tema inicial, donde luego los coros juegan sobre la base renacentista del comienzo, antes de entrar la tercera estrofa. Los teclados aplican un sonido más orquestal para el estribillo final, que deja paso a la intro y a dos estrofas que en el aire, mantienen el eco sobre el ostinato, y la bajada inicial que pone fin al tema.

"Juego de Reyes" se inicia con gran fuerza y ritmo en speed, sobre un coro de fondo, muy tenue, que dan paso a la estrofa, que con gran rapidez va contando una historia medieval de tronos y ciudades. Estribillo fácil y juego de coros con cambios de tono, son la tónica principal en este grandioso tema. Tras el segundo estribillo, un juego de sonoridades en las guitarras, sobre un momento de menos instrumentación, va dando juego con la batería a subidas alucinantes y a solos de lo más variado, tanto en acordes como en efectos, lo que muestra la destreza de estos chicos de Santelmo. Teclado y guitarras dialogan y se van pasando el testigo de los solos, hasta llegar al estribillo final, que cada vez en un tono más alto, juegan con la armonía y los coros, y nos acercan al fin del tema de forma contundente, dejando para el final los coros de fondo con el ostinato guitarrístico, que tras una subida, corta abruptamente, y con un acorde final que se pierde en la lejanía pone fin al segundo tema.

"Mil Vidas", se inicia con una entrada contundente de la guitarra en agudo, que tras una breve intro, deja paso a la voz, con ritmo más pausado, pero vz enérgica. Destaca en los puentes, el sonido de teclado de clavecín o espineta, con ritmo marcato, y claro, con sabor medieval, que dan paso a un estribillo sencillo pero de gran belleza y profundidad, donde los coros aparecen al final del mismo. La sencillez del tema, recrea la belleza de su armonía con la potencia y contundencia de sus voces, en forma de danza de ritmo sosegado, sin perder esa esencia española que caracteriza el conjunto melódico en Santelmo. Un nuevo puente vocal, da otro sabor al tema, con cambio de armonía, que da paso a los solos, sobre el ritmo sosegado, pero de gran virtuosismo y manteniendo la belleza armónica. Sencillo, pero bonito. Los estribillos finales añaden juegos de voces que en eco, dan mayor volumen al conjunto vocal. El ostinato inicial aparece de nuevo, para dejar a la guitarra cantar un final agudo, y tras un momento rítmico, dejar a la batería dar los últimos toques, que se disuelven en la nada.

Rockero y poderoso, juguetón y decidido; "Mamífero", un tema crítico y un tanto insultante, da forma al cuarto tema, que ante todo es puro hard rock en toda su estructura. Estribillos fáciles y memorables, letras críticas, coros sencillos y con gran sabor clásico. Los solos mantienen la línea con gran virtuosismo, para perder la cabeza. Tras éstos, el bajo va dando las entradas para el estribillo crítico final de este cuarto tema de gran poderío y mucho hard.

De ritmo rápido, casi speed, y entrada contundente es el comienzo de "Ser del Viento", tema power, pero de curioso sabor igualmente hard, como el tema anterior. Juego de voces en las estrofas, que se meten de lleno en el estribillo, como un conglomerado. Mensaje llamativo y letra fácil desarrollan un tema en el que los juegos de armonías y las voces tipo “fuga” o cánon” crean esa fusión de partes entrelazadas que da forma al tema. En la mitad del tema, silencio sosegado y juego de voces posterior, sobre la vocal “o”, que dan paso a los solos instrumentales donde el juego armónico y de superposición de partes continúa. Potencia y poder se fusionan con la velocidad speed en este tema de gran sabor hard, donde el último estribillo remarca con los coros el final que se acerca. Una estrofa final a cargo de la voz da paso al ostinato final, que con sencillez pone fin al quinto tema de este poderoso álbum de la banda.

"Sola" se inicia con un coro breve, que da forma al ostinato de la intro, armónicamente. La estrofa entra con fuerza, pero en el estribillo retarda su ritmo notablemente, a la vez que hace juego de voces y coros. Tema de ritmo sosegado, con base power, de gran emoción y letras meditativas, avanza sobre ese colchón sencillo pero contundente, sobre el que las voces y los coros van jugando. Un estribillo cortado a pico deja paso al coro inicial de nuevo, y éste a los solos, en un curioso cambio de tono, donde ahora la guitarra se explaya en un lamento virtuoso que va modulando por distintos tonos, al que se va añadiendo la voz y los coros. Tras un puente de tema terrorífico, otra vez momento de silencio cortado a pico y estribillo final con juego de coros, que tras la intro que deja perderse la voz, da paso nuevamente al coro, pero con el ostinato instrumental de fondo, que ponen fin a este poderoso y grandioso tema. Batería contundente, y fin.

Momento de sosiego, con la acústica: "Destino, El Universo". La voz, sobre la base de guitarra, casi en plan cante jondo, entona una preciosa balada de gran singularidad. Amor y damas son su temática, a la que en el estribillo se le añade el relleno rockero, y el final del estribillo es un escalofriante juego con voz aguda que pone los pelos de punta. La nueva estrofa, con más relleno y más coros al final, va desarrollando y recreando la belleza de esta balada, en el momento de gran sosiego del álbum, este séptimo tema del último trabajo de Santelmo. Solos desgarradores, con mucho sentimiento, que dan paso a ese momento del Cánon de Pachelbell, para dar mayor emotividad al tema. Y tras un cambio de armonía, continúa con coros de fondo, acustica introductoria, tercera estrofa y estribillo final, que con voz rota y manteniendo la belleza, acompañada por guitarras de fondo en juego con las voces, culminan este tema cuya palabra más definitoria es: excelsa belleza, que se va extinguiendo en el silencio que se pierde en la lejanía...

"Serpientes y mentiras" es un tema con mucho poder y potencia hard, ritmo sosegado pero ostinato veloz, que se desarrolla sobre cambios armónicos de las distintas partes: estrofa más grave, estribillo más agudo, puente, y segundo estribillo en el mismo tono. Las guitarras buscan el tono, en subidas y bajadas virtuosas, que recrean el ostinato inicial, para dar paso a la segunda estrofa. Estribillo contundente, letra directa, y solos. Entre col y col, algún momento de cadencia andaluza, de sabor español. Solos rockeros, de mayor rock que virtuosismo, lo cual no le resta calidad. Breves y concidos, dan paso a la voz de nuevo, y con juego de uñas sobre la cuerda, fluyen hacia el estribillo final. Cadencia y coda vocal, que dejan de fondo la guitarra, y de repente, el órgano recrea un solo sobre el ostinato que pone un sorprendente fin a este octavo tema del álbum, que también se va perdiendo en la lejanía...

Llegamos a "Ángeles Muertos". Tema contundente, tema de gran potencia, de mucho ritmo y de voz con gran fuerza rota, son las características del número nueve del álbum. Con el teclado y los coros damos paso al estribillo esperanzador, que con juego de ecos se superpone a la fuerza más poderosa del tema. Nueva estrofa con un sonido de teclado más presente. Juego de voces con teclado de fondo, en esas bajadas que crean ese efecto de relleno armónico tan sorprendente, como algo disonante. Virtuosismo y poder se recrean en este tema, donde el estribillo por segunda vez parece que tarda en salir, para dar paso al puente, de coros y voces de fondo, que dan paso al solo guitarrístico, muy hardrockero. Tras la entrada de la voz, con esas bajadas que van superponiéndose, con la armonía, pasan al último estribillo, que sobre ecos y coros dejan la voz en agudo, con codas, que nos conducen al final del tema. Final cortado a pico, para lo que nos espera.

"Somos" es un tema más breve, el penúltimo del álbum, de ritmo más speed y que conjuga la belleza con el poderío sosegado. No tan contundente, pero a la vez sí, más bello, se va desarrollando en un clima de gran velocidad en el que el estribillo deja paso a pequeños momentos hard. Juego armónico y rítmico, que cobran forma en este tema en la recta final del álbum. Estribillo sencillo, pero a la vez de gran belleza, como un himno, pero a ritmo veloz. Solos separados, puente vocal largo sobre los acordes tenidos, nuevos solos de guitarra — primero lentos, luego punteados y de gran velocidad, agudos y largos — llevan al estribillo de sólo voz con ritmo, y entrada posterior del relleno armónico, en la segunda parte. Voces finales largas y agudas, grito contundente, coda coral, que tras el último verso, pone fin al tema.

Turno de "Indignado", de mucho más speed que el anterior y que juega con sonidos experimentales, armonías progresivas y sonidos sin un establecimiento fijo. Las voces y las distintas partes van evolucionando de un tono a otro, a gran velocidad, jugando la voz sobre estos cambios, en estribillos en distinto tono, también en forma de himno final. Tras el ostinato, vienen los solos de guitarra, en dobles terceras, que desarrollan de nuevo al ostinato inicial, de juego armónico disonante atonal, y ahora pasan a juego de ritmos. Bajo y teclado, hacen segundo solo, y dan paso a la voz, en el puente, y al estribillo final, más armónico, más relleno, más conjuntado, nuevamente otro estribillo, a distinto tono, más agudo. Instrumental de locura, que da paso a otro solo de guitarra recreado, dándose paso uno a otro de modo superpuesto, con juego armónico y rítmico, para mantener la línea. Minuto y medio de solos, superpuestos, que se va perdiendo en la lejanía poniendo fin al tema y al álbum; poderoso, sensacional, genial, que se desvanece...

Impresionante trabajo de Santelmo este disco más reciente, para el cual me sugiere una excelente nota, y un gran placer haber podido escucharlo desgranando su análisis e impresiones. Una esencia de la banda, que nuevamente aparece en un trabajo más que muestra la maestría de estos chicos madrileños.

MIKEL

Lista de temas:

  1. El retorno de Judas
  2. Juego de reyes
  3. Mil vidas
  4. Mamífero
  5. Ser del viento
  6. Sola
  7. Destino, el universo
  8. Serpientes y mentiras
  9. Ángeles muertos
  10. Somos
  11. Indignado


SANTELMO
son:

  • Nacho Ruíz - Voz y coros
  • Jero Ramiro - Guitarra
  • Jose Paz - Teclados
  • Luisma Hernández - Bajo
  • Jaime Olivares - Batería

Sitio Oficial: www.santelmometal.es

SANTELMO

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Entradas de Conciertos

Entradas

Tags

Shinedown   Santa   Centinela   Mötley Crüe   Nightwish   Gotthard   Warmen   Abxenta   Sabaton   Ayreon   Halestorm   Sacramento   Entwine   Death & Legacy   Grave Digger   Nile   We Are The Fallen   Eluveitie   Iron Maiden   Testament   The Offspring   Burdel King   Angelus Apatrida   Sirenia   U.D.O.   Zero3iete   Tarja   Bella Bestia   Dulcamara   Rhapsody of Fire   Def Con Dos   Mojinos Escozíos   Slash   Atrocity   HIM   Dragonforce   Leyendas Del Rock   Doro   Vixen   Opeth   Meshuggah   Alter Bridge   Stratovarius   Katatonia   Deathstars   Europe   Apocalyptica   Nudo   Arch Enemy   Symphony X   Motörhead   Zenobia   Green Day   Dio   Lzzy Hale   Led Zeppelin   Kamelot   Whitesnake   The Rasmus   Stala & So   Finntroll   Helloween   Linkin Park   System Of A Down   Disturbed   Jorn   Manowar   Iced Earth   Carmine   Foreigner   Delain   Steel Panther   Tierra Santa   Santelmo   Leave's Eyes   Alquimia   Aquelarre   Equilibrium   Kreator   Dragonfly   Metalium   Epica   Lacuna Coil   Morbid Angel   Freedom Call   Kiss   Shiraz Lane   Xandria   Leo Jiménez   Dream Evil   Skull Fist   Warcry   Saratoga   Edenbridge   Burning Kingdom   Kotipelto   Darksun   Within Temptation   Trivium   Amadeüs   Enslaved   Foo Fighters   Gamma Ray   Megadeth   Iggy Pop   Avantasia   The Agonist   Soziedad Alcoholika   Lacrimosa   Festival   Dagorlath   Hammerfall   Medina Azahara   Slipknot   Mägo de Oz   Amaranthe   Cinderella   Rosendo   Sons Of Seasons   Evanescence   Secret Sphere   Pantera   Ac/Dc   Arkania   Los Suaves   Alice Cooper   Lordi   Dark Moor   Sôber   Stormy Mondays   Scorpions   Héroes del Silencio   Nova Era   Judas Priest   Yngwie Malmsteen   Alhandal   Anima Adversa   Human   Children Of Bodom   Dream Teather   Jorge Salán   Amorphis   Lujuria   Rafa Blas   Avalanch   Agnostic Front   Black Sabbath   Queen   Hamlet   Unisonic   Firewind   Alice In Chains   Amon Amarth   Saurom   Guns N' Roses   Nocturnia   Korn   Apologies   Slayer   Ars Amandi   Natribu   Skunk D.F.   Metallica   Napalm Death   Joan Jett   Ensiferum   Sonata Arctica   Sepultura   Vita Imana   Barón Rojo   Leño   Oomph!   Amoral   Korpiklaani  

myspiconoyoutubiconofooterfacebookiconfootertwittericon